¿Alguna vez has creído en alguno de estos mitos?

Iniciarse en el gimnasio es una tarea ardua que exige paciencia para ver los avances y beneficios pero también para aprender y entender cuáles son las mejores técnicas para conseguir nuestros objetivos deportivos. Sin embargo, todos los comienzos son duros y es habitual caer en una serie de falsos mitos y creencias populares sobre el fitness que limiten nuestros entrenamientos y no nos permitan avanzar. 

A continuación te mostramos cuales son los mitos más comunes que los entrenadores o los preparadores físicos escuchan a menudo y que las personas que visitan un gimnasio quizá lo leyeron en internet o un amigo se los afirmo; pero… Nada que ver con la realidad.

perder grasa localizada

Es el “yo quiero perder grasa de los costados” y, sin embargo, no podemos estar más desencaminados. Es imposible perder grasa de una zona en concreto. Por mucho que se ejercite esa parte del cuerpo de la que se quiere perder grasa, como sucede con las sesiones infinitas de abdominales, no se va a reducir el tejido adiposo de esa zona. Lo que conseguirá ese objetivo, la pérdida de grasa corporal, es crear un déficit calórico.

 

Cambiar constantemente la rutina de ejercicios

Lo ideal es cambiar de rutina cuando se crea que se ha sacado el máximo partido, ya que así se evita el estancamiento. Se estima que variar cada 4 o 6 semanas sería lo ideal, ya que el cuerpo no se adapta tan rápido a los estímulos nuevos como para cambiar cada menos de 4 semanas. Es cierto que este caso puede depender mucho de la capacidad de adaptación muscular de cada persona.

"Yo no quiero sacar musculo, quiero tonificar"

Se suele asociar la palabra tonificar con estar definido pero no ganar masa muscular o ‘inflarse’. “Es una frase mal dicha ya que no existe tal cosa como ‘tonificar’: o ganas músculo o pierdes grasa”. Las zonas a las que la gente se refiere como “blandas” y que se quieren tonificar suelen tener grasa acumulada, por lo que hay que perder grasa, mientras que sí tienen tono muscular. Esta es una característica del músculo que, de no tenerla, sería causa de una enfermedad grave.

“No existe un entrenamiento para ganar masa muscular, otro para perder grasa y otro para solo ‘tonificar'” El entrenamiento es el mismo, lo que debe variar es la alimentación.

Realizar series con muy poco peso y de muchas repeticiones

Se cree que esta técnica es la mejor para definir y ‘tonificar’, siguiendo en la tónica anterior. “Esto no es cierto: tanto para definir como para ganar masa muscular lo importante no son las repeticiones si no trabajar la hipertrofia”. La diferencia entre la definición y las etapas de volumen está en la alimentación: en superávit calórico se creará músculo y en déficit, se perderá grasa, por lo que el cuerpo se definirá.

Hacer ejercicios muy específicos y rutinas muy largas

Otro mito es hacer muchos ejercicios y rutinas muy largas con la idea de trabajar más para ganar más masa muscular o conseguir más definición. “Esto es un mito y además es contraproducente”. Es mucho mejor y más eficiente realizar rutinas cortas y más intensas”. Lo importante es la intensidad a la hora de entrenar y no el tiempo de duración del entrenamiento.