¿Conoces los beneficios de estos alimentos?

¿Te gusta combatir los signos de la edad? Bueno, la buena alimentación es un excelente aliado para el logro de este objetivo estético, y hoy te decimos cuales son los mejores alimentos que puedes incluir en tu dieta diaria para que lograr esta meta sea mucho más fácil 😉

NUECES

Un puñado de nueces al día es mano de santo para aliviar o prevenir un buen número de dolencias y enfermedades. Eso es lo que dicen numerosos estudios sobre este fruto seco, aunque no está probado con investigaciones científicas irrefutables, ya que los trabajos sobre sus supuestas propiedades anticancerígenas, por ejemplo, sólo se han constatado en pruebas con animales.

Pero aunque no tengan todas las virtudes que se les otorgan, lo que es seguro es que no hacen daño. A menos, claro, que se tenga alergia a los frutos secos. Lo que las hace tan especiales y distintas es, según un artículo publicado por el DR. Robert H Shmerling en la revista de salud de la Universidad de Harvard, su “específica combinación de grasas y ácidos poliinsaturados”.

Claro que en cuanto suena la palabra grasas, quien más quien menos, se pone a la defensiva. Es cierto que están compuestas de grasas en un 65% y que por tanto son un alimento calórico y energético, pero todos los estudios apuntan a que no aumentan los riesgos de sufrir obesidad si se toman como sustitutos de otros alimentos en la dieta. Es así porque la energía que absorben es un 21% menor de lo que sugieren sus nutrientes y porque su efecto saciante permite reducir la cantidad de otras comidas.

Una de sus mayores propiedades es, pues, la cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, como el Omega-6 o linoleico y Omega-3, que representa entre un 8 y un 14% del total. En concreto por cada 28 gr de nueces, se obtienen 2,5 gr de OImega-3, y la cantidad diaria aconsejada es de 1,6 gr para los hombres y 1,1 para las mujeres.

Gracias a ellos se reduce el colesterol malo y como consecuencia se previenen enfermedades cardiovasculares. Según un artículo publicado en el The New England Journal of Medicine, en concreto hacen que disminuya un 30% el riesgo de accidentes coronarios y relacionados con la tensión alta.

La lista de propiedades que contribuyen a mejorar numerosas funciones del organismo es larga. En resumen, son buenas para los sistemas cardiovascular, cerebral, digestivo, reproductivo; favorecen el sueño y la relajación, mejoran la memoria, son preventivas contra el cáncer, el alzheimer, la diabetes … y mucho más.

uvas

Las uvas forman parte de la cultura mediterránea desde hace miles de años, se consumen desde la prehistoria, y los griegos y los romanos les rindieron culto a través de sus respectivos dioses vinícolas, Dionisos y Baco. Pero, más allá de ser el ingrediente fundamental del vino, las uvas son nutritivas y saludables.

Lo que hace de la uva una fruta tan singular es que se trata de una baya y, como tal, es rica en fitonutrientes. Las uvas negras son ricas en antocianinas y resveratrol, mientras que en las blancas destaca la quercitina. Las propiedades beneficiosas y el alto valor nutritivo de estas sustancias está más que demostrado.

Las uvas son ricas en antioxidantes, su índice glucémico no es alto, sino medio; son ricas en fibra en hidratos de carbono (17%) de rápida asimilación; contienen vitamina C y entre sus minerales destacan el potasio, el cobre y el hierro, aunque también calcio, fósforo, magnesio, manganeso, azufre y selenio.

Hay quien no las consume por creer que son muy calóricas, pero 100 gramos de uvas nos aportan unas 70 calorías. Además, el aporte calórico de la uva queda compensado por su capacidad depurativa. Contienen más de un 80% de agua que ayuda a aligerar el organismo, y su calcio (15 mg/100 g) y otros elementos alcalinos estimulan el hígado (órgano que equilibra la acidez de la sangre y la limpia). Sus fitoquímicos ayudan al equilibrio glucémico de la sangre, porque estimulan el páncreas y la producción de insulina. Por todo ello, la OMS recomienda su consumo habitual.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

Antioxidantes. La piel de las uvas negras contiene resveratrol, una sustancia que bloquea los radicales libres, directamente relacionados con el envejecimiento y la degeneración celular. Por ello, hay quien considera a las uvas como un elixir de la eterna juventud.

Antiinflamatorias. La uva puede contribuir muy positivamente a la hora de mejorar enfermedades inflamatorias.

Desintoxicantes. Las uvas actúan como desintoxicantes del hígado, mejorando problemas hepáticos. También son buenas para el riñón ya que ayuda a eliminar el ácido úrico gracias a sus propiedades diuréticas.

Para cuidar el corazón. Favorecen el buen estado de las arterias y el corazón. Mejoran la vasodilatación y disminuyen el riesgo de trombosis. Por su contenido en potasio ayudan a reducir la presión arterial, lo que las hace muy adecuadas para personas con hipertensión arterial.

La uva para gota, hipertensión y artritis. Las uvas favorecen el buen funcionamiento de los riñones. Este efecto es especialmente beneficioso para mejorar los casos de gota o ácido úrico alto. Además pueden beneficiarse del consumo de uvas las personas con tensión arterial alta y con litiasis renal.

La uva como diurético. Es una fruta que nos va a ayudar a eliminar de una manera natural el exceso de líquidos retenidos en el organismo y va a favorecer la expulsión de productos de desecho y toxinas de nuestro cuerpo.

Uvas para cuidar la vista. En este campo, las antocianinas de la uva no sólo son excelentes para prevenir enfermedades oculares degenerativas como las cataratas, sino que nos ayudan a mantener la agudeza visual durante más tiempo.

Uvas para las arrugas. Tienen la cualidad de retrasar la aparición de las arrugas, no en vano, existen multitud de tratamientos de belleza cuyo principal ingredientes es la uva machacada y aplicada sobre la zona a tratar. La uva cuida nuestra piel y la mantiene joven durante más tiempo.

pimentón

El pimentón tiene un aporte calórico importante, mucha agua, fibra y casi no tiene grasas, por lo que se puede tomar en dietas de adelgazamiento.

El pimentón contiene:

  • Vitaminas: C (muchísima, más que los cítricos) E, A, B1, B2, B3, B6.
  • Minerales: fósforo y magnesio, potasio,calcio.
  • Otros: Ácido fólico, carotenos, capsantina, beta carotenos.

Propiedades y beneficios. Recomendados para:

  • Favorece la formación de colágeno, huesos y dientes.
  • Favorece el crecimiento de: cabello, visión, uñas, mucosas.
  • Sistema inmunológico. Refuerza en la bajada de defensas. Ayuda a la creación de glóbulos rojos y blancos.
  • Transmisión y generación del impulso nervioso y muscular.
  • Por su vitamina E como uno de los grandes antioxidantes aliados contra el cáncer.
  • Poder analgésico, para artritis y reuma.
  • Ayuda a quemar grasas: las variedades picantes, ayudan a quemar grasas.

BENEFICIOS

Su alto contenido en hierro hace que el pimentón ayude a evitar la anemia ferropénica o anemia por falta de hierro. Debido a la cantidad de hierro que aporta este condimento, hace que este sea un alimento recomendado para personas que practican deportes intensos ya que estas personas tienen un grán desgaste de este mineral.

El pimentón, al ser un alimento rico en potasio, ayuda a una buena circulación, regulando la presión arterial por lo que es un alimento beneficioso para personas que sufren hipertensión. El potasio que contiene este condimento ayuda a regular los fluidos corporales y puede ayudar a prevenir enfermedades reumáticas o artritis.

El alto contenido en zinc del pimentón facilita a nuestro organismo la aslimilación y el almacenamiento de la insulina. El zinc que contiene este condimento, contribuye a la madurez sexual y ayuda en el proceso de crecimiento, además de ser beneficioso para el sistema inmunitario y la cicatrización de heridas y ayuda a metabolizar las proteínas. Al ser rico en zinc, este alimento también ayuda a combatir la fatiga e interviene en el transporte de la vitamina A a la retina.

Tomar pimentón, al estar entre los alimentos ricos en fibra, ayuda a favorecer el tránsito intestinal. Incluir alimentos con fibra en la dieta, como este condimento, también ayuda a controlar la obesidad. Además es recomendable para mejorar el control de la glucemia en personas con diabetes, reducir el colesterol y prevenir el cáncer de colon.

Al tener mucha vitamina A o niacina, el pimentón previene enfermedades en los ojos, fortalece el sistema inmunitario y tiene propiedades anticancerosas. También por su alto contenido de vitamina A, este condimento también favorece el buen estado de la piel y de las mucosas.

Por su alto contenido en vitamina B1, el consumo del pimentón, ayuda a superar el estrés y la depresión. Los alimentos ricos en vitamina B1 o tiamina, como este condimento son muy recomendables en periodos de embarazo o lactancia y también después de operaciones o durante periodos de convalecencia, debido a que en estos periodos hay un mayor desgaste de esta vitamina.

semillas de girasol

Las semillas de girasol se caracterizan por ser ricas en vitamina E, lo que les confiere diversas propiedades.

Esta vitamina es un potente antioxidante, lo que ayuda a mantener sanas las células y con ello evitar diversas enfermedades. Por ejemplo, evitan que se oxide el colesterol, impidiendo así que se adhiera a las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo el riesgo de eventos cardiovasculares.

Además, la vitamina E de los alimentos disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de colon, así como de complicaciones en personas con diabetes mellitus.

En mujeres en etapa de menopausia se ha visto que disminuye la severidad y la frecuencia de los bochornos.

El efecto antioxidante también conlleva a generar efectos antiinflamatorios que resultan en la reducción de síntomas de asma, osteoartritis y artritis reumatoide.

Las semillas de girasol también son ricas en minerales, como el manganeso, calcio, cobre, fósforo y selenio, que promueven la salud ósea, entre muchas otras funciones vitales del cuerpo.

El tipo de grasas o ácidos grasos (ácido linoléico) que contiene es de las más saludables, beneficiando nuevamente la salud cardiovascular, a diferencia de otras grasas, como las de las carnes o las frituras.

Las semillas también son naturalmente ricas en fibra, lo que lo hace un alimento muy completo y recomendable para consumir como snack.

Hay que mencionar también que su contenido calórico es alto, aunque se puede decir que son calorías de buena calidad.

Una porción de 30 gramos (3 cucharadas) es adecuada para obtener alrededor de 200 calorías (lo recomendado para un snack), 6 gramos de proteína, 16 de grasas y 4 gramos de fibra.

Se recomienda preferir las semillas al aceite de girasol, ya que éste se refina y se pierden algunas de las propiedades mencionadas.

brócoli

Generoso en vitaminas y en minerales, el brécol es una de las verduras más nutritivas. Una ración de 200 g de brécol cubre con creces las necesidades diarias de vitamina C de un adulto, ya que aporta casi el cuádruple de la que se necesita. También satisface enteramente los requerimientos diarios de ácido fólico y dos terceras partes de los de vitamina A.

Sin apenas calorías, es una fuente notable de calcio, potasio, fósforo, hierro, vitaminas B1, B2 y B6 y también aporta dosis sustanciosas de yodo, cinc, cobre y manganeso. Resulta excelente para combatir la anemia ferropénica y como preventivo anticáncer. 

Pero además de nutrientes esenciales contiene compuestos azufrados como el sulforafano, que evita que las células precancerosas se malignicen, induce la muerte de células enfermas e impide la aparición de vasos por los que se alimenta y se desarrolla el tumor.

FUENTE DE HIERRO CONTRA LA ANEMIA

Asimismo, su alto contenido en hierro, en clorofila y ácido fólico, hacen del brécol un alimento muy recomendable para personas con anemia ferropénica, por déficit de hierro.

EN LA MENOPAUSIA

También durante la menopausia es aconsejable su consumo pues contiene fitoestrógenos, con acción antiestrogénica similar a la de la soja, que permite paliar los síntomas de la menopausia.

DEPURA EL ORGANISMO

El hígado resulta asimismo beneficiado de las propiedades de esta verdura. El brécol ejerce una acción hepática compleja y se ha utilizado como estimulante de la llamada “depuración” interna del organismo. Un papel importante de esta depuración se realiza a través del hígado, verdadero receptor de todos los productos del metabolismo corporal.

El brécol, capaz de estimular el trabajo hepático, puede interferir en algunos medicamentos, reduciendo su efectividad. Además está contraindicado en personas que padecen hipotiroidismo.