¿Conocías estos datos sobre el ejercicio?

Sabemos lo difícil que puede ser empezar una actividad nueva y mantener la disciplina para seguir adelante con ella.  Sin embargo, tener más información sobre los beneficios que ésta traerá a tu cuerpo y a tu mente, sin duda te animará a empezar de una vez por todas y conseguir los resultados que tanto deseas.

Hoy te compartimos 4 datos curiosos y muy interesantes para que comiences con toda

escuchar música mientras entrenas puede mejorar tu rendimiento hasta un 15%

Diferentes estudios afirman que la música influye de forma significativa en nuestra mente, motivándonos y haciendo más soportable la fatiga muscular. A la hora de practicar deporte las personas pueden asociar una canción, ya sea por la motivación de su letra o por su ritmo, a un óptimo estado de la mente.

Sincronizar movimiento y música

Según los expertos la música tiene dos componentes:

  • Velocidad o tempo, que se mide en bites por minuto (BPM).
  • Respuesta al ritmo o aquello que nos hace bailar cuando escuchamos una canción.

Los que siguieron el ritmo de la música durante el ejercicio necesitaron un 7% menos de oxígeno

Por lo general y de forma instintiva, solemos sincronizar nuestros movimientos con el tempo de la música. La sincronización puede ayudar al cuerpo a trabajar de forma más eficiente. Así, un estudio realizado en la Universidad de Sheffield (Reino Unido) puso de manifiesto que los deportistas que siguieron el ritmo de la música, necesitaron un 7% menos de oxígeno, lo cual significa que consumieron menos energía.

Beneficios de la música durante el ejercicio

Escuchar música, por lo general, hace que estemos más concentrados al disuadirnos, por ejemplo, de escuchar nuestra propia respiración o las pisadas que damos o que dan los demás al correr.

Escuchar música durante el ejercicio puede mejorar el rendimiento un 15%

La música nos distrae del dolor y el cansancio, eleva el estado de ánimo, aumenta la resistencia, reduce el esfuerzo percibido e incluso puede promover la eficiencia metabólica.

El Dr. Costas Karageorghis, experto en psicología del deporte, se ha referido a la música como «un tipo de droga legal para mejorar el rendimiento».

El Dr. Karageorghis afirma que hay personas a las que la música puede molestar a la hora de practicar deporte. Es el caso de los deportistas de élite que supervisan continuamente su ritmo y niveles de energía para lograr un rendimiento óptimo, y para quienes la música puede resultar una distracción.

Deporte y piel ¿De verdad el ejercicio físico ayuda a tenerla más limpia y bonita?

Deporte, puntos negros y piel luminosa


¿El deporte tiene beneficios en nuestra piel? Lloret Luna, dermatólogo del Hospital Vithas Medimar Internacional, puntualiza que no es fácil responder a esta pregunta porque no hay una evidencia científica clara al respecto. Sin embargo, y aunque no hay suficientes casos en la literatura científica para hablar de evidencia, varios expertos afirman que sí lo es. Por un lado porque, tal y como nos explica la doctora Cornejo, “el deporte estimula la circulación sanguínea. Eso hace que la piel pueda recibir más oxígeno y nutrientes”. Por otra parte, el sudor aumenta la temperatura corporal y, según Paz Torralba, “favorece la eliminación de suciedad en la piel y nos ayuda a deshacernos de los puntos negros y el acné si tuviéramos. Esto se traduce en una piel más limpia y luminosa, aunque es necesaria tratarla después según la rutina de belleza correspondiente”, explica la experta. Pero conviene recordar la puntualización que el doctor Lloret Luna hace al respecto: realmente la función del sudor no es detoxificar la piel, pero a través de él se neutralizan toxinas a nivel local, tanto en la propia piel como en otros órganos. Aunque también advierte: “El sudor puede aumentar las posibilidades de presentar una quemadura solar”, explica en referencia a los deportes outdoor.

Actividad física: Su importancia en la tercera edad

A cualquier edad es importante realizar algún tipo de actividad física para favorecer la movilidad y evitar enfermedades que se aceleran o son provocadas por el sedentarismo. Sin embargo, en personas de tercera edad la actividad física es mucho más importante, ya que de eso depende en gran parte su autonomía e independencia.

Envejecimiento y deterioro físico

Con el envejecimiento, las personas mayores suelen hacerse más dependientes, ya que aparecen muchas limitaciones causadas por el paso de los años. La edad causa deterioro físico, que puede retrasarse manteniendo el hábito de practicar ejercicio físico, siempre teniendo en cuenta las limitaciones de cada paciente. 

Ciertamente, el ritmo de vida de las personas de edad avanzada cambia y no pueden moverse con la misma rapidez y agilidad que antes.Sin embargo, eso no significa que no puedan moverse en absoluto. De hecho, lo más recomendable es que continúen realizando sus actividades cotidianas en la medida de lo posible.

El ejercicio físico en las personas mayores tiene múltiples ventajas, no sóloa nivel físico sino también mental y emocional. El poder realizar alguna actividad les ayudará afrontar esta etapa de la vida con mayor optimismo y a relacionarse con otros de forma sana e independiente. Además, existen incluso estudios que señalan que el ejercicio tiene la capacidad de retrasar el envejecimiento del cerebro y puede prevenir enfermedades neurodegenerativas de la tercera edad,como el Alzhéimer u otro tipo de demencia senil.

cuida tu corazón

Las personas inactivas tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón que las personas que hacen ejercicio regular. El ejercicio quema calorías para mantener un peso saludable, ayuda a controlar los niveles de colesterol y la diabetes, y posiblemente disminuya la presión arterial. El ejercicio también fortalece el músculo cardíaco y hace más flexibles las arterias. Las personas que queman activamente entre 500 y 3.500 calorías por semana, ya sea en el trabajo o haciendo ejercicio, tienen una expectativa de vida superior a la de las personas sedentarias. Incluso el ejercicio de intensidad moderada es beneficioso si se hace con regularidad.